El Administrador de Fincas y el vehículo eléctrico

Al Administrador de Fincas se le abre una nueva oportunidad, los puntos de carga en parkings comunitarios.

El Administrador de Fincas, junto con la Comunidad de Propietarios, puede ayudar a que la implantación de la red de puntos de recarga vinculados (los domésticos, donde habitualmente carga el parque automovilístico eléctrico) sea un éxito. El Administrador de Fincas va a jugar un papel clave en el desarrollo del vehículo eléctrico y en Aparcar, igual que en AEDIVE, defendemos la idea de implantar una serie de normas de régimen interno dentro de una Comunidad. Con unos criterios comunes, los propietarios interesados en instalar un punto de carga para vehículos eléctricos van a poder evitar potenciales problemas con el resto de vecinos. Y cuando hablamos de vecinos nos referimos tanto a los que tienen vehículo eléctrico, como a los que no lo tienen pero estudian tenerlo en un futuro, como para los que son más escépticos con esta tecnología. En este sentido, el Administrador ha de ser capaz de analizar la mejor solución colectiva para esta casuística y adelantarse a lo que sus clientes, tarde o temprano, le van a demandar. Es fundamental que el primer vecino no se vea penalizado a la hora de instalar su punto de carga, situación frecuente hoy en día donde los aparcamientos no gozan de una preinstalación. Por ello, es necesario prever el crecimiento en el número de vehículos eléctricos y dotar las infraestructuras del edificio en consonancia a la nueva realidad.

 

La libertad de los individuos termina donde empieza la de los demás, con lo que si no permitimos que un vecino instale un punto de carga para su vehículo estamos privándonos, a todos, de mejorar nuestro entorno. En este sentido, la Ley de la Propiedad Horizontal regula este tipo de instalaciones y, en este caso, se pone del lado del propietario de un vehículo eléctrico para darle potestad absoluta de instalarse su punto de carga.

 

Por todo lo expuesto, en Aparcar hemos dado respuesta a esta problemática. La solución consiste en una preinstalación para parkings comunitarios que permite la múltiple conexión de vehículos eléctricos. La preinstalación del sistema supone una pequeña derrama por vecino pero permite unificar el criterio para la instalación de los puntos de carga. Además, acerca el punto de conexión del cuadro de contadores (normalmente en planta baja o en plantas superiores) a las plazas de aparcamiento, por lo que el coste del punto de carga se reduce entre un 20% y un 40%. Solicite más información sin compromiso.

Mediante la preinstalación de “Smart Park” se consiguen instalaciones más sencillas, económicas y un control exhaustivo de la energía consumida.

Compartir en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *